La Columna de FOZ

Una de cada siete

06 septiembre, 2015 · en La Columna de FOZ

Un par de lunes atrás, más de mil millones de usuarios, una de cada siete personas en el planeta, usaron el mismo día Facebook, la red lanzada en el 2004. En apenas una década, ella ha transformado las relaciones personales, el sentido de la privacidad, el mundo de las noticias, el manejo de la política e, incluso, el sentido de algunas palabras.

Actualmente, por ejemplo, resultan menos necesarias las reuniones de exalumnos de colegios y universidades. En Facebook puede uno enterarse de sus éxitos personales y profesionales, de las noticias y fotos familiares de los antiguos compañeros.

En el mundo real, dejar de ser amigo constituía una experiencia bien traumática; ‘desamigar’ en Facebook, en cambio, implica sólo apretar una tecla.

A las nuevas generaciones les preocupa poco la privacidad. Según el Pew Research Center, el 91% de los jóvenes postea su foto, el 71% informa dónde vive, más de la mitad da su email y el 20%, su número de celular. Más de 80% lista sus intereses personales y permite que Facebook venda esa información, aunque 60% limita el acceso de tales perfiles a sus ‘amigos’. Según un artículo en el Frontiers in Psychology, el 7.5% de los perfiles en Facebook no se ajusta a la realidad.

Facebook ha transformado el acceso a la información, el mercadeo, las ventas y la tecnología. Y la red puede resultar un campo minado para el prestigio de personas y marcas. Hay injusticias que pueden resultar virales. Tales redes sociales resultan hoy críticas, por ejemplo, en cualquier campaña política. La elección del presidente Barack Obama o la revuelta Maidán en Ucrania no hubieran sido muy posibles sin Facebook.

El 63% de las personas -el 71% de los más jóvenes- afirma que la Internet es su principal fuente de noticias. Y un tercio de los usuarios de Facebook postea comentarios políticos. Instant Articles, el periódico desde el muro de esta red, facilita que éstos puedan leerse sin tener que dejar la página.

Impresionante cambio.

Comments are closed.